10.6 Aluminio 

 

El aluminio es un elemento abundante que representa cerca del 8% de la corteza terrestre. Las concentraciones de aluminio en las soluciones de suelos minerales están usualmente por debajo de 1 mg l-1 (~37 µм) a valores de pH mayores de 5.5, pero suben abruptamente a menor pH. El principal interés en el aluminio se ha dirigido a la habilidad de algunas especies vegetales (acumuladoras) de tolerar altos contenidos de aluminio en su tejido, y a los efectos tóxicos sobre el crecimiento vegetal por las altas concentraciones de aluminio en el suelo ó en las soluciones nutritivas (Sección 16.3).

No hay evidencia convincente de que el aluminio es un elemento mineral esencial aún para especies acumuladoras. Sin embargo, hay muchos reportes sobre los efectos beneficiosos sobre el crecimiento vegetal de las bajas concentraciones de aluminio en el suelo ó en la solución nutritiva. Las concentraciones de aluminio en que se ha observado estimulación del crecimiento varia entre 71.4 µм y 185 µм en remolacha azucarera, maíz y algunas leguminosas tropicales. En la planta de té, la cual es una de las especies de cultivo más tolerantes al aluminio, se ha observada una marcada estimulación en el crecimiento a concentraciones de aluminio tan altas como 1000 µм ó aún 6400 µм.

Los estudios con concentraciones altas de aluminio son particularmente difíciles  de interpretar en términos de respuestas fisiológicas, ya que una alta proporción, ó casi todo, del aluminio añadido es presumiblemente perdido por precipitación. (e.g., con fosfato), ó por polimerización y complejación. La concentración nominal del aluminio libre es de este modo desconocida, pero es ciertamente mucho menor que la aplicada. El suministro de bajas concentraciones de aluminio, sin embargo, también ha conducido a la notable estimulación del crecimiento radical como se observo en genotipos tolerantes al aluminio, por ejemplo, de Zea mays, un efecto que puede estar causalmente relacionado con la estimulación del tamaño de la caliptra y por lo tanto la realzada actividad del meristemo apical (ver también Sección 14.3).

Un problema general en la mayoría de estudios sobre el efecto de las bajas concentraciones de aluminio sobre el crecimiento vegetal es la contaminación de la solución nutritiva con aluminio. Normalmente, las raíces de las plantas desarrolladas en soluciones nutritivas con supuestamente cero niveles de aluminio contienen 50-100 mg aluminio por kilogramo de materia seca. En solo unos pocos experimentos se ha tomado especial cuidado por mantener  la contaminación tan baja como sea posible.

No es clara la naturaleza de los efectos benéficos del aluminio en el crecimiento, especialmente de especies no acumuladoras, pero hay evidencia considerable de que es a menudo un efecto secundario, provocado por el alivio de la toxicidad causada por otros elementos minerales, particularmente los nutrientes minerales fósforo y cobre. Un ejemplo instructivo sobre este tópico ha sido proporcionado por Suthipradit (1991) en el cual las actividades de aluminio en la solución nutritiva de entre 49 y 20.4 µм realzaron fuertemente el crecimiento radical y caulinar del maní al deprimir la toma de zinc y los contenidos caulinares de zinc los cuales estaban en el rango tóxico en plantas sin suministro de aluminio. Como se ha mostrado para plántulas de trigo el alivio de la toxicidad por H+ a bajo pH es otro factor responsable del realce del crecimiento por el aluminio. Esto es justo lo opuesto de lo que es conocido acerca del alivio de la toxicidad por aluminio meidante altas concentraciones de H+ (Sección 16.3.4).

En conclusión, las bajas concentraciones de aluminio pueden tener efectos beneficiosos sobre el crecimiento bajo ciertas condiciones, y este efecto beneficioso es probablemente un fenómeno más general en especies vegetales con alta tolerancia al aluminio y alta capacidad de toma de aluminio (acumuladoras). Sin embargo, en no acumuladoras, los efectos negativos del aluminio sobre el crecimiento vegetal en suelos de bajo pH son la norma (Sección 16.3).  

 

direccion